Una brigada de “acero” siempre en acción

Los éxitos en las producciones agrícolas generalmente se asocian a los trabajadores vinculados al campo. Sin embargo, tras este complejo proceso laboran otros hombres de “acero”, de cuyas manos salen ingeniosas soluciones que mantienen “en pie” a no pocos equipos y logran la habilitación de otros. En Granma, la Brigada de montaje del Minag perteneciente al grupo Gelma así lo confirma.

Mailenys Oliva Ferrales

nueva líneaLos picazos de mosquitos muchas veces les anuncian el inicio del anochecer y la hora de ir a descansar. Y es solo entonces que advierten las numerosas horas de trabajo que llevan descifrando cada equipo, instalando componentes, soldando piezas, montando estructuras, innovando…

Así ha sido la cotidianidad en los últimos 7 años de la Brigada de montaje del Minag perteneciente al grupo Gelma en Granma. Un equipo que conformado por apenas 11 miembros ha dado mucho de qué hablar.

Eficiencia, agilidad, responsabilidad, entrega e inmensa capacidad creativa constituyen algunas de las cartas de presentación de la brigada cuando se indaga sobre ella en el Ministerio de la Agricultura, e incluso en otros sectores hasta donde se han extendido sus servicios de excelencia.

Formada desde el 2005 y liderada por el Ingeniero Carlos García Betancourt, la brigada se ha especializado desde el 2007 en montajes y reparaciones para la industria del arroz, contribuyendo significativamente al desarrollo de esta producción en uno de los territorios con mayores compromisos en el cultivo del importante cereal.

¿HOMBRES DE ACERO?

Por muy enorme o compleja que parezca una maquinaria, descifrarla, habilitarla y ponerla en marcha en tiempo récord es siempre la máxima que mueve a esta brigada, compuesta por 2 paileros, un soldador, mecánicos y ayudantes.

Cuenta su líder, el ingeniero Carlos García, que el éxito en sus producciones no radica precisamente en la fuerza de estos hombres, que por momentos parecen de acero, al enfrentarse durante 12 horas diarias a la instalación de equipos pesados; sino a la unidad de trabajo que han logrado como equipo.

“A veces nos preguntan que si 10 hombres (el otro miembro es una cocinera que se encarga de la elaboración de sus alimentos) no son muy pocos para este tipo de labor y siempre respondemos que no, porque aquí todos hacemos de todo para agilizar la faena, incluso el chofer no es solo chofer, cuando se baja del camión es un operario más”.

Esta concepción de trabajo está respaldada por cada uno de los integrantes del equipo. El pailero Rolando Domínguez así lo constata: “nosotros somos un grupo chiquito pero nos apoyamos y siempre estamos en función de que la tarea salga lo más rápido posible, con la calidad necesaria y para ello siempre estamos en función del trabajo”.

Con esta máxima han logrado que de sus ingeniosas manos hayan salido singulares soluciones para “mantener en pie” a varios equipos, restaurar o poner en marcha a otros. También se han destacado en numerosas producciones, entre las que puntea el montaje de dos silos (graneros) de 2 mil toneladas, la reparación capital de los silos de secado y otras enfocadas en la rehabilitación e innovación de varios equipamientos que dentro de la industria inciden en la mejor calidad del arroz como las piezas bota pajas y las ruedas fangueadoras.

“A veces tenemos que hacer adaptaciones y no solo a los equipos nuestros, sino también hasta las piezas de los equipos extranjeros, apunta Domínguez, quien agrega: “una de esas innovaciones que nos han dado quehacer es el aumento de los silos de 2 mil toneladas, que vienen para 2 ó 3 y nosotros lo aumentamos hasta cinco para que el proceso sea más rápido”.

ANTE UN UEVO DESAFÍO, MANOS A LA OBRA

Por estos días en la Unidad Empresarial de Base (UEB) Molino Jucarito, perteneciente a la Empresa Agroindustrial de Grano “José Manuel Capote” se viven intensas jornadas de labor. Estas no están asociadas a la molinería que tradicionalmente se realiza para la fecha. Allí la brigada de montaje, da vida a una nueva maquinaria, de procedencia brasileña que en pocas semanas incrementará la productividad y calidad del arroz consumo.

Tal y como los tiene acostumbrado la brigada de montaje el trabajo se ha realizado en tiempo récord. En menos de una quincena el equipamiento se encuentra al 85 por ciento de implementación, garantizándose de esta manera que la molinería arranque a finales de mayo o inicios de junio.

Sin esperar muchos de los implementos que requería la moderna tecnología, Carlos y su equipo han comenzado a realizar estudios, innovaciones y sustitución de equipos para acelerar el proceso de montaje.

“Hemos estado trabajando con los mismos recursos que desmontamos de la línea anterior, estos los hemos ido reutilizando y otras piezas se han traído del taller de la empresa, porque por ejemplo debíamos haber recibido piezas de angulares de 63 por 63 y no han llegado o vigas que se han solicitado para el reforzamiento de la estructura y al no tenerlas a la mano, para no detener la producción, se han ido fabricando”, explica García.

Y es que ante todo su prioridad es no amilanarse ante barreras, carencias o insuficientes condiciones de trabajo, pues defienden el criterio de ofrecer un servicio de excelencia y garantizar también, las producciones del territorio y de las provincias aledañas.

“No siempre tenemos las condiciones óptimas de trabajo por falta de equipos, además de que aquí tenemos que enfrentar a los mosquitos, alacranes, a las noches calurosas y otras carencias, pero no obstante, nos satisface ganar el salario que ganamos, porque entre más produces más se engrosa tu bolsillo y saber que al final del trabajo dejamos satisfecho al cliente”, asegura el ingeniero García.

La moderna línea que ahora les ocupa 12 horas de trabajo de lunes a viernes, según señala García, producirá diariamente 80 toneladas por encima de lo que hacía la línea japonesa precedente, con más de 30 años de explotación.

Compuesta por 9 máquinas de pulido, de ellas 6 destinadas a las producciones secas y 3 a las húmedas, la línea completa (la cual forma parte de la terminación en el proceso industrial del arroz) garantizará no solo el incremento productivo del cereal, sino la calidad en su acabo con un mayor brillo, limpieza y presencia, a partir de la eliminación de la cáscara que lo recubre; además de que se disminuirán las roturas que frenan el proceso de molinado.

Sin embrago cuando la faena concluya, ya los espera otra misión. Un montaje similar en la UEB de Cayama. “Allí pasaremos el mismo trabajo que aquí, volveremos a lidiar con los mosquitos y el calor, pero nuevamente complacidos de poder contribuir a la economía del país”, sentencia el alma de esta brigada de titanes.

Acerca de cmkx1938
Emisora provincial de Granma, Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Universal de Cuba

En la red desde el 1ro de diciembre de 2003

Homo Universalis

Solo un Blog.

Siendo Cubano

Cuba, ¿qué sería de ti, si hubiéramos dejado morir a tu Apóstol?

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

lizzzbell.wordpress.com/

Sitio cultural y artístico

Acercando la Historia a sus protagonistas

Acercando la Historia a sus protagoniasta

ZONA de STRIKE

AQUÍ SOLO HABLAMOS DE BÉISBOL

Oasis de isa

Una pinareña que cronica la realidad de su tierra

La Joven Cuba

Un blog de jóvenes universitarios que opinan sobre la realidad cubana

La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Así es Cuba

Verdad, solidaridad y heroísmo

Pro-sesos

EIS - PUCESA

QuéLeer

Literatura para no literatos

A %d blogueros les gusta esto: